Sí, el reishi puro es muy seguro. Sobre todo el reishi seta, que es el que lleva miles de años consumiéndose sin problema. Otros productos que en el mercado llaman erróneamente reishi son el «micelio», «esporas» o «extractos de reishi», que no son lo mismo. Aquí te comentamos las diferencias.

Pero para asegurar algo hay que apoyarse en algo. Decir que si, sin más que es seguro sin informar porqué es no decir nada.

La comisión Europea lo dice: reishi puro es un alimento

La Comisión Europea lo cataloga al Ganoderma lucidum como alimento en su catálogo de Nuevos Alimentos (http://ec.europa.eu/food/safety/novel_food/catalogue_en), debido a su muchos años de consumo en Europa.

Esta web es interesante tenerla para consultar un producto natural que estás comprando es un alimento, un nuevo alimento o no se debería comprar por tener pocas pruebas de seguridad (En Europa).

Además de esta clasificación de la Comisión Europea el reishi dispone de numerosos estudios que avalan la seguridad de su consumo.

Por ejemplo nuestro reishi se ha testado en 64 personas sin tener efectos secundarios (se compara con el placebo) para el consumo de 6g/dia durante 6 semanas de tratamiento1. El estudio completo puedes descargarlo aquí.

A su vez, existen otros estudios clínicos en personas que han encontrado similares resultados: en futbolistas2, ciclistas3, personas con diabetes4, pacientes con cáncer colorectal5 y en personas afectadas por el virus de  papiloma humano6, por ejemplo.

Todos estos estudios avalan una seguridad de consumo en diferentes grupos de personas: sanos, enfermos, con cancer, etc. que, por supuesto, tambien avala la comisión europea.

Toxicidad a largo plazo del reishi

La toxicidad a largo plazo tamibén se ha evaluado para el consumo de reishi puro.

Para ello se hicieron en tres grupos experimentales de ratas y se les administró cápsula de Ganoderma lucidum en dosis de 0,47, 0,94 y 1,87 g/kg x día-1 durante veintiséis semanas. Esto equivaldría a darle a una persona 28 g/dia, 56g/dia y 112g/dia durante medio año. 

Despues de todo este tiempo se analizaron las ratas y no se encontró anormalidad alguna inducida por ninuno de los 3 tratamientos. Adicionalmente, las figuras patológicas de los órganos principales también fueron normales7.

Importante: El estudio concluye que no hay toxicidad para setas de Ganoderma lucidum administrada a ratas a largo plazo.

Bibliografía:

1- Collado Mateo, D., Pazzi, F., Dominguez Munoz, F. J., Martin Martinez, J. P., Olivares, P. R., Gusi, N., & Adsuar, J. C. (2015). Ganoderma lucidum improves physical fitness in women with fibromyalgia. Nutr Hosp, 32(5), 2126-2135. doi: 10.3305/nh.2015.32.5.9601

2- Zhang, Y., Lin, Z., Hu, Y., & Wang, F. (2008). Effect of Ganoderma lucidum capsules on T lymphocyte subsets in football players on «living high-training low». British Journal of Sports Medicine, 42(10), 519-522. doi: 10.1136/bjsm.2007.038620

3- Rossi, P., Buonocore, D., Altobelli, E., Brandalise, F., Cesaroni, V., Iozzi, D., Marzatico, F. (2014). Improving Training Condition Assessment in Endurance Cyclists: Effects of Ganoderma lucidum and Ophiocordyceps sinensis Dietary Supplementation. Evid Based Complement Alternat Med, 2014, 979613. doi: 10.1155/2014/979613

4- Wang, C. W., Tschen, J. S. M., & Sheu, W. H. H. (2008). Ganoderma lucidum on metabolic control in type 2 diabetes subjects - A double blinded placebo control study. Journal of Internal Medicine of Taiwan, 19(1), 54-60.

5- Gao, Y., Tang, W., Dai, X., Gao, H., Chen, G., Ye, J., . . . Zhou, S. (2005). Immune responses to water-soluble Ling Zhi mushroom Ganoderma lucidum (W.Curt.:Fr.) P. Karst. Polysaccharides in patients with advanced colorectal cancer. International Journal of Medicinal Mushrooms, 7(4), 525-537.

6- Donatini, B. (2014). Control of oral human papillomavirus (HPV) by medicinal mushrooms, Trametes versicolor and Ganoderma lucidum: a preliminary clinical trial. Int J Med Mushrooms, 16(5), 497-498. 7-Jian-bo, G., & Jing, H. (2008). Study on the Long Term Toxicity of Ganoderma lucidum Capsule to Rats. Lishizhen Medicine and Materia Medica Research(4), 972-974.