Un reishi de calidad lo definen muchos parámetros. Algunos se pueden conocer únicamente mediante analíticas de laboratorios, como limpieza metales pesados, ausencia de microorganismos patógenos o la identificación genética de la especie. (enlace a: controles de calidad)

Otros sí que son detectables por nuestros sentidos: vista olfato y gusto. Estos últimos parámetros denominados organolépticos son muy eficaces para detectar reishis de pésima calidad, adulterados o que les han sacado todos sus principios activos, que abundan en el mercado.

Aquí te damos 3 consejos para que no te engañen.

1- Cuidado si huele a café o tienen sabores tostados

Aunque sea el mejor reishi y venga de la mejor cepa más activa de Ganoderma lucidum, si el reishi en polvo presenta estos sabores u olores es porque se ha deteriorado en algún momento de su proceso por un exceso de temperatura.

La alta temperatura puede alcanzarse en los procesos de desecación, trituración, molienda… y por una falta de conocimiento o control el producto puede quedar totalmente destrozado.

Si además de estos olores encontramos tonos grises o negruzcos, el daño en el producto será enorme. Los colores negros se deben a que el exceso de temperatura ha empezado a carbonizar la seta.

Un reishi tratado así dañadas decenas de moléculas activas, habrá perdido prácticamente todo el poder antioxidante, triterpenos y polifenoles también muy degradados…. se habrán perdido prácticamente todas las propiedades del producto.

También hay que decir que un reishi así puede tener muchísimo amargor. Cuando un producto se carboniza se empiezan a generar sustancias amargas. Este amargor no es indicativo de reishi de calidad, como indicamos en este artículo, sino de un reishi destrozado por la temperatura.

¿Y por qué huele a café?

¿Sabes que la mayoría de los cafés solubles del mercado apenas tienen café? Lo que tienen es malta, cereal germinado y tostado. Las altas temperaturas a las que se somete el cereal durante el proceso de malteado lo transforman químicamente desarrollando olores y sabores potentes a café.

De la misma forma cuando un reishi se tuesta mucho bien, porque la temperatura de secado es muy alta, por la fricción de unas cuchillas al cortarlo o molerlo o por otros motivos, desarrollará olores y sabores a café.

Mientras más aromas y sabores de este tipo posea el reishi peor será, más degradado estará y menos principios activos tendrá.

Si además del olor presenta un color tostado, ya la pérdida de principios activos será tan grande que es probable nos vaya mejor tomarnos un buen café: enlace

El reishi de la izquierda, encapsulado en España, está muy dañado posiblemente por el proceso de molienda: huele a café, tiene colores tostados y sabor quemado.

2 – Precaución si presenta un olor fresco y/o floral

Si encontramos un producto que huele así, desconfiemos del mismo. El aroma natural del reishi no es fresco y/o floral.

El reishi tiene un olor muy característico, potente, pero nunca presenta aromas florales. Olores terrosos, fúngicos, como a madera o frutos secos lo definen mucho mejor.

Si tu producto huele agradable, como floral, muy probablemente tendrás en tus manos los restos de la extracción de un reishi puro. Es decir, un polvo de seta reishi al que le han quitado casi todo lo bueno, luego lo han envasado y vendido a distribución.

Así los productores sacan doble beneficio:

  • Por un lado venden las sustancias activas extraídas de la seta en los mercados que realmente valoran este producto. Un ejemplo serían las farmacias de China donde el reishi se considera un medicamento y se vende perfectamente normalizado y dosificado. Esta parte alcanza valores de hasta 5-10€ gramo a consumidor final.
  • Por otro lado venden el residuo de extracción, que es de los que estamos hablando. Un polvo de seta reishi sin apenas principios activo que normalmente lo compran empresas de Europa o Estados Unidos. Las que caen en la trampa son empresas de “superalimentos” que compran, envasan y venden productos de cualquier tipo sin saber analizar y/o ver qué tienen en sus manos. Este producto suele alcanzar un valor de 10 a 20€ los 100g a consumidor final.

¿Y por qué ese reishi huele a flores?

Cuando a un reishi le extraes los principios activos pierde mucha moléculas que le otorgaban su aroma característico, su fuerza, quedando un producto de olores más delicados y frescos, como podremos apreciar.

Estos reishis pueden ser más claros o más oscuros dependiendo de cómo los hayan tratado antes de extraer sus principios activos, lo comentado en el punto 1.

El reishi de la izquierda, envasado y vendido en España, presenta un pronunciado olor complejo “como a flores”. Este aroma no es natural de ningún reishi. El de la derecha es nuestro reishi. Véase también la diferencia de colores.

Si un reishi como estos muestra amargor y actividad energizante sobre el organismo, es probable que esté adulterado con cafeína. Esta adulteración se ha demostrado presente en algunos tés del mercado (1), que les eliminan sus principios activos mediante cocción (decocción) y a los restos de hoja de té, sin apenas virtudes, se les añaden cafeína.

Desde MundoReishi no hemos llegado a analizar la presencia de cafeína en productos de la competencia, pero como varios clientes nos han comentado que el cambio de su marca anterior de reishi a la nuestra ha sido para mejor, ya no están tan nerviosos, pensamos que, al igual que con el té, la adulteración es probable.

Un reishi adulterado con cafeína tendrá un potente amargor, ya que la cafeína es amarga, y colará por un reishi de mayor calidad… aquí hablamos sobre amargor y calidad de reishi.

3- Desconfiar totalmente de los que saben a caldo de pollo

Un producto etiquetado como reishi que huela fuerte a caldo de pollo (como las pastillas de avecrem) estará falsificado o por lo menos adulterado, es decir, no será 100% reishi.

Además del sabor es muy probable que el producto presente granitos de diferentes texturas y colores, como deja verse en la imagen. No será homogéneo ya que está fabricado por la mezcla de distintos productos.

El “reishi puro” de la imagen tiene incluso certificación ecológica, pero huele y sabe a caldo de pollo. La textura es rara, las partículas hacen sospechar.

La falsificación típica de los reishis que llamamos “caldo de pollo” suelen ser salvados de cereales a los que se les incorpora saborizantes como glutamato monosódico, inosinato disódico, u otras moléculas dan el típico olor y sabor llamado umami.

¿Por qué incorporan este sabor?

Si hueles alguna vez una seta comestible desecada en polvo: un champiñón, boletus, seta de cardo… Verás que de forma natural presentan un olor y sabor fuerte muy parecido a caldo de pollo.

Los que falsifican el producto ponen este sabor porque es lo más frecuente en setas en polvo,

Sin embargo un reishi verdadero apenas sabe a caldo de pollo, quizá ligeras reminiscencias al final, pero para nada es su sabor principal.

Adulterar reishi con almidones, salvados o harinas de cereales es una práctica muy utilizada en el mercado y que no sólo la hemos visto nosotros. Esta publicación de 2016, demostró que 16 de 19 productos etiquetados como Ganoderma lucidum tenían almidón vegetal (o similar) en su composición. ¡El reishi puro no tienen no tiene almidones!

Si tienes un amigo o conocido con un microscopio de juguete (no se necesita casi aumento para verlo) pídele que ponga al microscopio ese “reishi sabor a caldo de pollo” que has comprado. Así verás si es o no reishi. Si tiene reishi u otro hongo se debería verse algo similar a esto (como trocitos de palitos alargados).

Si se ven otras estructuras, como la foto de abajo, estaremos ante una falsificación: como ves no tienen nada que ver.

Esta foto es del producto contenido en la bolsa mostrada antes. Ah! el color rojo es por un colorante que se utiliza para ver con más detalle las muestras.

Otros 3 consejos sobre el sabor de un reishi

Cuando compres reishi puro, sea la marca que sea, molestare en mirar, oler y degustar bien el producto. Los reishis que tratamos en este artículo “no funcionan” porque no tienen principios activos.

  1. Si estas consumiendo una marca de reishi, cambias de empresa y notas que cambia muchísimo el sabor, es que alguna de las dos marcas no era reishi (¿o ninguna?).
  2. Cuando compres reishi encapsulado por primera vez vacía dos o tres cápsulas en agua y cata el reishi. Eso te ayudará a confiar, o no, en lo que estas tomando.
  3. Si dentro de una misma marca de repente abres una bolsa nueva y de un lote a otro está cambiando radicalmente el sabor. sucederá igual: El envasador ha cambiado de proveedor, posiblemente a uno más “barato”, y le han dado (te han dado) gato por liebre.

Aquí hemos comentado adulteraciones sencillas de detectar para el consumidor pero a veces ni una marca experta tiene los conocimientos para averiguar qué está comprando y vendiendo.

En los 10 años que llevamos analizando reishis del planeta y a la competencia, este es el producto que más nos sorprendió:

Compramos esta bolsa bolsa roja de “reishi puro ecológico” fuera de España. El color era bueno, el sabor no era tostado, ni tenia aromas a caldo de pollo,  ni florales.. lo visto en esta pagina. El sabor era peculiar, distinto a un reishi, pero tampoco mucho.

Por ello mandamos a hacer un análisis genético del producto y ¡Sorpresa! El contenido de la bolsa es 100% Paecilomyces hepiali algo que no tienen nada que ver con el reishi.

¿Que hacía eso ahí? ¿Y cómo llego al consumidor final?

Probablemente el envasador compró su reishi de siempre a la empresa de siempre, pero esta empresa de siempre, sin escrúpulos, se le debió acabar el stock de reishi y le envió otro hongo que tenía en sus almacenes: Cordyceps sinensis.

Sin embargo hasta esta empresa sin escrúpulos estaba engañada: los cultivadores del hongo que le suministraban el presunto Cordicesps sinensis en realidad estaban cultivando, por error técnico, un parásito del Cordiceps sinensis: Paecilomyces hepiali.

Este parásito se cultiva a veces por error debido que ambos hongos se encuentran mezclados en al naturaleza: el Cordiceps se come a gusanos del Nepal, y Plaecomices se come al Cordiceps dentro del gusano. Es muy difícil separarlos en laboratorio.

Bibliografia

1- Tejero, J. , Gayoso, S. , Caro, I. , Cordoba-Diaz, D. , Mateo, J. , Basterrechea, J. , Girbés, T. and Jiménez, P. (2014) Comparative Analysis of the Antioxidant and Free-Radical Scavenging Activities of Different Water-Soluble Extracts of Green, Black and Oolong Tea Samples. Food and Nutrition Sciences, 5, 2157-2166.

Algunas consultas frecuentes:

Abrir chat
¿Necesia ayuda?
Hola.
¿En qué podemos ayudarte?