Durante el embarazo quiero tomar reishi, ¿puedo consumirlo?  Si atendemos a la medicina occidental: el reishi no debe tomarse durante el embarazo y/o la lactancia.

Esto es así debido al principio básico de precaución: si bien no se ha demostrado que su consumo sea perjudicial y todo puede indicar lo contrario,  este principio médico occidental recomienda que no se consuma durante el embarazo ni en la lactancia, por ausencia de estudios.

Sin embargo no te alarmes si has consumido reishi y estás embarazada. Es muy muy poco probable que pase algo a tu bebé.

De hecho las embarazadas de algunos países orientales consumen reishi durante el embarazo. Por ejemplo, en la medicina tradicional de Malasia (medicina oriental) lo consumen y lo recomiendan a partir del tercer trimestre, tal y como indica esta publicación científica: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3341906/

Qué recomendamos en MundoReishi

Como vemos la medicina occidental dice que no y algunos países orientales la dicen que sí. ¿A quién hacemos caso?

Desde MundoReishi no recomendamos el consumo en embarazadas y mucho menos el consumo continuado durante el embarazo. Si hay que consumir reishi mejor sólo puntualmente.

¿Por qué? Se sabe que, por ejemplo, los triterpenoides del reishi atraviesan la barrera placentaria, por lo que estas moléculas activas llegarán al feto… ¿positivo o negativo? Nadie lo ha investigado y, por ello, aplicamos el principio de precaución.

Si bien este principio es aplicable al reishi puro, un alimento, con más motivo hay que aplicar el principio de precaución a los extractos de reishi (que concentran triterpenos) o al micelio de reishi, que son productos muy difernetes y por ello han de tomarse con mayor precaución. Si nos sabes lo que son estos productos aquí te lo contamos: tipos de «reishi» en el mercado

Por otro lado además de la seta reishi existen muchas otras setas y plantas que no deberían consumirse durante el embarazo y/o lactancia. Por ejemplo entre la lista se setas incluiríamos: cola de pavo, melena de león, maitake y prácticamente todas las seta silvestre: amanitas, rebozuelos, boletos…

Excluidas de esta lista estarían únicamente dos especies: el champiñón cultivado (¡el silvestre prohibido!) y el shiitake. Estos se consideran como seguros debido a que existe un amplísimo consumo a mundial y a fecha de hoy no se han constatado problemas.

Si dudas de si puedes consumir alguna planta medicinal o seta durante el embarazo, puedes contactar con nuestro especialista desde nuestra zona de contacto.