Armillaria proviene del latín que significa “provisto de un brazalete”, en referencia al anillo que tiene colgando del pie, mellea significa “color miel”.

El hongo de la miel crece en grupos en la base de árboles de hoja caduca y tocones de madera muerta, donde tienden a ser algo más grandes.

Se produce en grandes cantidades a fines del verano y principios del otoño.

Puede recolectarse y secarse, pero debe procesarse de manera rápida y eficiente.

El hongo es comestible cuando es joven, pero debe cocinarse bien antes de comerlo  ya que cuando se comen crudos o poco hechos ocasionarán náuseas, vómitos y diarrea en algunas personas sensibles.

Constituyentes químicos

Armillaria mellea

Armillaria mellea creciendo al lado de un roble, del que se está alimentando.

Ésteres aromáticos sesquiterpénicos que incluyen armillaricina, armillarigin, armillarikin, armillarilin, armillarinin, armillaripin, armillaribin, armillaritin, armillarivin y armillarizin; Ésteres de arilo sesquiterpénico; judeol armillil everninato; armillol; melleolida; armillasin, armillatin; y AMG-I. E-treitol (C4H10O4), vitamina A.

El contenido de polisacáridos es del 1,12 por ciento en el rizomorfo y del 2,27 por ciento en el cuerpo fructífero.

El contenido de proteínas es de casi el 30 por ciento, con 384 calorías por cada cien gramos.

Uso medicinal

En la medicina tradicional china, el hongo de miel se considera “frío” y de sabor dulce, un buen tónico nutritivo. Se le conoce como mi huan ku.

Las tabletas de seta de miel se usan para el tratamiento de mareos, dolor de cabeza, neurastenia, insomnio, entumecimiento en las extremidades y convulsiones en bebés.

También se utiliza en casos de gastritis y digestión dolorosa, como ayuda a los intestinos y el estómago.

Por su contenido en vitamina A, también se recomienda para afecciones como mala visión nocturna, visión débil y sequedad de la piel, así como protección contra ciertas infecciones respiratorias.

Armillaria valle de tosande 01

Armillaria en el Valle de Tosande (Palencia)

Se han completado ensayos clínicos que confirman el uso para la hipertensión, propiedades antiespasmódicas y relajantes de los nervios.

Los mareos, la enfermedad de Meniere, el tinnitus, los dolores de cabeza vasculares y los síndromes posteriores a un accidente cerebrovascular pueden beneficiarse del líquido de fermentación de estos hongos.

In vitro, el hongo de miel ha mostrado acción antibiótica contra Staphylococcus aureus, Bacillus cereus y B. subtilis.

El ácido armillarico inhibe tanto las bacterias grampositivas como las levaduras

Obuchi y col. (1990) aislaron ácido armillarico como fracción antibacteriana y ácido 2-hidroxi-4-metoxi-6-metilbenzoico, como antifúngico.

Ying y col. demostraron que un polipéptido dextrano exhibía actividad antitumoral. La tasa de inhibición contra el sarcoma 180 es del 70 por ciento y contra el carcinoma de Ehrlich, del 80 por ciento (Yinget al. 1987).

Armillaria mellea en hayedo de Saja Cantabria

Armillaria mellea en hayedo de Saja Cantabria

Los estudios en animales han demostrado que el hongo de miel disminuye la frecuencia cardíaca, reduce la resistencia vascular periférica y coronaria y aumenta el flujo sanguíneo cerebral.

También exhibe un efecto protector cerebral con AMG-I (un compuesto aislado de A. mellea, una adenosina) aumentando la eficiencia del oxígeno coronario sin alterar la presión arterial.

Un estudio sobre el uso de comprimidos de armillaria en cuarenta y tres pacientes con hiperlipidemia realizado en el Hospital Central de Shanghai, en el distrito de Jingan, encontró un cambio de colesterol sérico promedio del 48 por ciento, con una tasa efectiva del 83 por ciento.

En pacientes con triglicéridos elevados, la disminución promedió el 42 por ciento y la tasa efectiva para disminuirlos fue del 75 por ciento. La presión sistólica y / o diastólica del 86 por ciento de los pacientes mostró una disminución, mientras que los síntomas como mareos, opresión en el pecho, nerviosismo y otros síntomas de hipertensión disminuyeron.

Un ensayo clínico en humanos mostró que A. mellea reduce los síntomas de la hipertensión y renal, así como la neurastenia, y demostró actividad sedante y anticonvulsivante (Chang, H.-M. y PP-H. But 1986).

Armillaria mellea 1

Armillaria mellea joven creciendo en Velilla del Río Carrion (Palencia)

Los estudios indican que la seta de la miel posee actividad antiviral contra la poliomielitis (Amoros et al. 1997).

Yan-Ping Li y col. (2005) encontraron que en ratones los polisacáridos de la seta proporcionan un efecto protector en las células de la médula ósea ante la ciclofosfamida.

Se ha identificado una enzima fibrinolítica (metaloproteasa) en los hongos, lo que sugiere un uso potencial en el tratamiento de la trombosis.

El hongo contiene cantidades significativas de cobre de 330 miligramos por kilogramo (Colak et al. 2009).

Shu-Jing Wu y col. (2007) encontraron que los extractos etanólicos de los hongos exhiben una actividad antiinflamatoria significativa al inhibir la producción de NO, iNOS, COX-2 y citocinas.

Parece que los extractos de hongos de miel inducen la maduración de las células dendríticas humanas sin inducir la expresión de citocinas (Kim, S. BL et al. 2008). Esto sugiere modulación inmunológica.

Un trabajo de 2010 encontró que el hongo induce la expresión de la molécula de adhesión intracelular 1 que regula el movimiento de las células inmunes a los sitios inflamatorios regionales (Kim, YS et al. 2010).

La investigación muestra que Armillaria mellea posee actividad antiepiléptica y puede ser más rentable y menos tóxica que los fármacos antiepilépticos estándar (Ojemann et al. 2006).

Cantidades: consultarnos desde aquí.

Abrir chat
¿Alguna duda?
Hola.
¿En qué podemos ayudarte?