logo mundoreishi

Tipos de reishi del mercado y las diferencias con el verdadero Reishi (seta en polvo)

Al igual que el champiñón es "el fruto" de un hongo denominado Agaricus bisorus, el reishi es "el fruto" (la seta) que produce otro hongo denominado Ganoderma lucidum. Tanto champiñones como reishis son los nombres comunes de las setas, la parte reproductiva del hongo (las infrutescencias).

Sin embargo en el mercado venden con el nombre de reishi cosas que no son los lor "frutos" del hongo, si no otras partes muy diferentes (micelio o esporas) y extractos de la seta o de estas partes. Aquí le contamos las diferencias:

ÍNDICE:

Seta reishi y diferencia con extractos de reishi

Para entenderlas las diferencias que hay entre un extracto de reishi y la seta reishi pondré primero un ejemplo con pan:

Uno puede poner a cocer pan integral en una olla con agua, retirar el pan cuando haya cocido bien, y seguir hirviendo el agua hasta que evapore todo y quede abajo una costra marronácea. Si hacemos esto, la costra marrón será técnicamente un extracto o concentrado de pan. Este extracto debido a que ha usado agua como disolvente tendrá concentradas vitaminas de grupo B como la B1 y B2 pero la B6 que también tiene el pan integral, no estará, pues se destruye con el calor. La costra también tendrá almidones concentrados (hidratos de carbono), gluten concentrado (proteínas) y minerales concentrados: selenio, calcio, potasio, magnesio...

pan¿Este extracto es mejor que comer la barra de pan entera?

Para una persona con una deficiencia en vitamina B6, este extracto no le servirá para nada, pues esta vitamina se ha destruído en el proceso debido al calor.

Para otra persona con deficiencia en vitamina B2, el extracto le irá mejor que la barra de pan, puesto que concentra en mayor medida esta vitamina.

Y para un intolerante al gluten, el extracto le podrá ocasionar graves daños en el intestino, pues pocos gramos de extracto tendrán todo el gluten de la barra de pan.

Como vemos los extractos de pan tienen sus pros y sus contras, tanto positivos como negativos. Lo mismo sucede con los extractos de reishi, como comentaremos a continuación. (este video también lo resume)

Al final si una persona quiere aprovechar todos los nutrientes del pan, con todas sus propiedades, vitaminas, fibra, minerales, etc. la única forma de conseguirlas será consumiendo la barra entera.

Elaboración de los extractos de reishi, problemática

reishi-micromolido-microscopio extracto-reishi
Microfotografía de seta reishi en polvo (400X): se ven las células de la seta troceadas por la molienda. Microfotografía de extracto de reishi (400X): se observan aglomeraciones de los compuestos químicos concentrados.

La práctica totalidad de los extractos que hay en el mercado se realizan para concentrar betaglucanos, las moléculas más activas de la seta y o triterpenos. Para maximizar los beneficios las empresas en el proceso de extracción utilizan sustancias altamente reactivas capaces de arrancar las cadenas de betaglucanos agarradas a las paredes celulares del hongo. Sin embargo desde el 2015 se sabe que este proceso de extracción ¡daña los betaglucanos del reishi! y por ello se pierde su actividad biológica: En este artículo lo explicamos de forma detallada.

Si, los extractos concentran más betaglucanos que la seta, pero al estar degradados tienen menor actividad en el organismo que los contenidos en la seta sin extraer, como comentamos en el enlace anterior.

Dentro de los triterpenos del reishi, donde están los ácidos ganodéricos de gran importancia en la seta, encontramos más de 100 moléculas. Unos se disuelven en agua, pero otros son solubles en disolventes apolares. Por ello muchas extracciones sólo concentran uno tipo u otro de triterpenos, dejando las extracción "a medias" en variedad de triterpenos con acción sobre el organismo.

Además de los betaglucanos, los procesos de extracción destrozan la estructura terciaria de las proteínas del reishi, que se desnaturalizan y precipitan debido a los fuertes cambios de pH a los que se somete el producto. Esto hace que también los extractos puedan perder buena parte de su actividad biológica: no olvidemos las proteínas LZ8 y LZ9 del reishi son de importante capacidad inmunomoduladora.

Por último comentar como la práctica totalidad de los extractos se realizan descartando la fibra fúngica del reishi se pierden las siguientes propiedades:

  • Nutrientes para nuestra flora intestinal e intestino: la degradación bacteriana de la fibra del reishi en el colon genera ácido butírico, entre otros nutrientes, que es importantísimo para la salud del intestino y su carencia se relaciona con enfermedades inflamatorias.
  • Mejora la microbiota intestinal y en el caso del reishi esto puede prevenir la obesidad metabólica.
  • Se pierden propiedades antioxidantes que protegen el organismo.
  • La fibra retira, por absorción y arrastre, sustancias carcinógenas del colon: la fibra se consideran preventiva de tumores de colon.
  • Los betaglucanos, un tipo de fibra, ayudan a reducir el colesterol: probado para el caso de betaglucanos de levaduras, (similares a los del reishi)
  • Son de gran interés como ayuda física para ir al baño, debido a que recogen gran cantidad de agua y facilitan el tránsito intestinal.

polvo-reishi

Imagen de polvo de seta reishi 100% de la marca MundoReishi

Y por si fuera poco:

Cada marca de extracto del mercado concentra unas moléculas distintas, pues utiliza un método diferente de extracción y, por ello, tiene una actividad distinta en el organismo.

Al final cuando una persona consume un extracto de reishi del mercado este puede no concentrar las moléculas que necesita, por lo que no le valdría para nada. Aquí le explicamos los diferentes extractos del reishi del mercado, según tipo y procedencia.

Para entender esto: He puesto un ejemplo de realizar un extracto en agua de pan integral. Pero si hirviéramos la barra de pan en alcohol etílico (peligrosísimo en casa, pues puede incendiarse), siguiendo el mismo procedimiento explicado, y evaporáramos el alcohol hasta obtener una costra, obtendríamos lo que sería un extracto alcohólico de “barra de pan”. Carecería de las vitaminas del grupo B, puesto que no se disuelven en alcohol, y de minerales en estado iónico: selenio, calcio, magnesio, que tampoco se disuelven, entre otras cosas. Lo que tendría concentrado serían los aceites contenidos en el pan, las vitamina liposolubles y otras sustancias apolares.

La composición química del resultado de la extracción de pan en alcohol es totalmente diferente a la extracción en agua y por ello la composición actividad en el organismo será muy diferente.

Exactamente lo mismo sucede con el reishi. Cada extracto de reishi del mercado tiene una composición diferente que depende del laboratorio realiza los extractos y su técnica de extracción: ¿Lo que está tomando vale para su problema? ¡¡No se puede saber!! Aprenda aquí más sobre ello

Finalmente, de los cientos de publicaciones médicas que existen para el reishi, sólo existe un producto que presenta todas las actividades de todos los extractos que existen y, por lo tanto, presenta todas las propiedades: ¡el reishi puro, sin extraer!

Si compra desea comprar extracto de reishi, en este enlace le explicamos lo mínimo que hay que saber sobre los mismos: Extractos de reishi del mercado, pueden ser muy buenos, si se sabe el “tipo y la procedencia”

Seta reishi y diferencia con reishi esporas

Para contestar a la pregunta primero hay que aclarar lo que es una espora para entender su composición química y sus virtudes nutricionales:

Las esporas son semejantes a las semillas de las planta. Sirven para la reproducción de los hongos.

Al igual que nosotros plantamos una semilla en condiciones adecuadas germina y produce la planta, si ponemos una espora en condiciones ideales, germina y produce el hongo (que posteriomente, en un futuro producirá setas, como el reishi).

esporas-ganoderma-lucidum

Microfotografía de esporas de Ganoderma lucidum de nuestros cultivos (400x). Son como semillas microscópicas.

Tanto semillas como esporas, por ser estructuras de reproducción, acumulan mucha energía en su interior y en muy poco volumen. Esto es así para poder alimentar al individuo en sus primeros estadios. En la naturaleza la mejor sustancia para acumular energía concentrada son los aceites y las grasas y por ello semillas y esporas tienen una altísima cantidad de aceites y grasas. debido a esto los humanos extraemos el aceite de semillas de girasol, de calabaza, de colza, de almendra… etc. y no de otras partes de la planta. Y lo mismo pasa con los hongos:

Las esporas las esporas del hongo Ganoderma lucidum poseen mucho aceite en su interior y por ello son químicamente muy diferentes de la seta reishi. Esto se traduce en propiedades muy distintas.

Para que nos hagamos una idea de los diferentes que son químicamente voy a seguir con el ejemplo de la manzana que ponemos en varias zonas de esta web: Sabemos que las manzanas son muy rica y saludables, con mucha vitamina C, azúcares de rápida asimilación, pectinas que favorecen el tránsito intestinal, agua… sin embargo las semillas son tóxicas: ¡comer  un vasito de semillas de manzana puede matar a una persona! Esto se debe a que contienen una elevada cantidad de glucósidos cianógenos, sustancias que al contacto con el estómago liberan ácido cianhídrico -cianuro de hidrógeno- muy venenoso. De la misma forma la espora de reishi tiene una composición química tan diferente dela seta reishi que, por ejemplo, atendiendo a los resultados de esta investigación no deberían consumir en pacientes afectados con tumores de estómago: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24282100

mientras que la seta pudiera considerarse, según los  investigadores de esta publicación, como una ayuda contra células tumorales de estómago: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24892846

En muchas páginas de internet se indican erróneamente las mismas propiedades a las esporas que a la seta reishi, cuanto esto es totalmente incorrecto.

Por otro lado, decir que ciertamente las esporas presentan también virtudes como complemento alimenticio, sin embargo se tienen que investigar y ver para qué puede ir bien y para que no.

Acabar comentando que la gran mayoría de las investigaciones que se hacen sobre el ser vivo Ganoderma lucidum (esto incluye, setas, esporas y micelio), se hacen partiendo de la seta reishi, no de esporas o micelio, que son cosas diferentes y tienen diferentes propiedades. Solo la seta reishi es considerada como alimento por la Agencia Española de Consumo Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN)

esporas-reishi

Reishi de cultivo (seta de Ganoderma lucidum). Observese el borde del sombrero lleno de esporas colgando. Las esporas son como "las semilas del hongo", un producto muy diferente en composición química y propiedades que la seta.

Seta reishi y micelio de Ganoderma lucidum. Diferencias.

Si vamos a una frutería, pedimos manzanas y el frutero nos saca una bolsa llena de virutas de madera de manzano, mezcladas con hojas y raíz triturada  a pesar de que nos diga que es un producto excelente, sano y con muchas vitaminas, sabemos que eso no son manzanas. Esto es así porque todos sabemos que no es lo mismo una bolsa llena de trozos de manzano (planta que produce manzanas) que una bolsa llenas de manzanas (fruto del manzano). Pues bien, aunque parezca mentira, esto es lo que sucede cuando en una tienda pedimos reishi (fruto del hongo) y nos venden micelio de Ganoderma lucidum (hongo de reishi) diciendo que es lo mismo. Son partes totalmente diferentes y por ello son enormemente distintas.

micelio-ganoderma-bioreactor

Cultivo de micelio en laboratorio. La parte blanca es micelio que crece sobre el cristal, fuera del medio de cultivo. La parte marrón sumergida son "bolas" de micelio. Esto es lo que se vende como reishi por diferentes marcas comerciales. EL cultivo se hace en tanques enormes, no en frascos Erlenmeyer.

Para mostrar apreciar estas diferencias compararemos los principios activos que tienen una seta respecto a los que tienen el micelio (la publicación de la cual sacamos los datos está citada abajo del todo1).

-Polifenoles totales: Estas son moléculas que aportan la mayor parte de la capacidad antioxidante de una seta. Su función en el organismo se considera protectora contra el envejecimiento celular. Son moléculas que bloquean los radicales libres.

Mientras que en la seta reishi el contenido llega a ser del 7,82%, para el micelio estos polifenoles ¡no son detectables!

-Polisacáridos: También la publicación estudió los polisacáridos, moléculas donde se encuentran los betaglucanos de acción inmunomoduladora tan importantes en un buen reishi. Mientras que la seta reishi posee un 29,7% en contenido de polisacáridos el micelio poseía únicamente un 1,1%, es decir:

El equivalente en polisacáridos de 1kg de reishi se encuentra en ¡27 kg de micelio! ¿Alguien sigue pensando que son lo mismo?

Por si la publicación científica anterior no dejara claro las diferencias entre ambos productos, Bhardwaj2 en 2016 comparó decenas de moléculas entre reishi y micelio. Para ello utilizó la técnica avanzada de ultra cromatografía de convergencia acoplada a un equipo cuadrupolo de espectrometría de masas. El resultado: Atendiendo a la distinta composición química se puede concluir que sí, la diferencia entre ambos es como comparar madera de manzano y manzanas. ¡Que no os engañen en la frutería!

cepas-reishi-cultivo-experimental

Setas reishi de nuestros cultivos, listas para analizar en la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid. Obsérvese que el micelio no se parece en nada a la seta, aunque todo proceda del organismo Ganoderma lucidum.

Si te gusto este artículo, te gustará conocer 3 puntos claves para diferenciar un buen reishi puro ¡Que no le den gato por liebre!

 Bibliografía:

1- S. T. Chang and J. A. Buswell, "Safety, quality control and regulational aspects relating to mushroom nutriceuticals," Proceedings of 6th International Conference in Mushroom Biology and Mushroom Products.  GAMU Gmbh, Krefeld, Germany, 2008.

2- Bhardwaj, A., et al., Screening of Indian Lingzhi or Reishi Medicinal Mushroom, Ganoderma lucidum (Agaricomycetes): A UPC2-SQD-MS Approach. J Pharmacopuncture, 2016. 18(2): p. 177-89