logo mundoreishi

El cultivo de reishi en 3 pasos

En esta zona de la web te enseñaremos como se cultiva el reishi (Ganoderma lucidum). La metodología es similar a la de otros hongos “de la madera”. Aquí te lo contamos

Paso 1: aislar el hongo y producir “semilla” de reishi

Lo primero que hay que hacer es recoger una seta reishi en el campo y que un especialista nos la verifique. Nosotros disponemos de un servicio gratuito de identificación aquí. Esto es muy importante porque frecuentemente veces la seta de partida no es reishi y por lo tanto todo el producto que salga del futuro cultivo no será seta reishi, si no clones de la seta de partida. Por ello, aunque en la actualidad se cultive reishi en más de 15 países, muchos productores están cultivando especies parecidas a Ganoderma lucidum pero que no son esta seta, como mostramos en nuestro blog: el cultivo de reishi en el mundo.

En este video damos algún consejo para facilitar la identificación de un verdadero reishi:

Una vez verificada la seta “padre” deberemos limpiarla por fuera y, en condiciones estériles, coger un fragmento interno de la misma y ponerlo sobre una placa con medio de cultivo específico para hongos. Medios de gelatina de agar enriquecidos con diferentes componentes son ideales.

aislado seta reishiImagen de la extracción de un fragmento de la seta. Este se deposita en la placa de cultivo.

Sellamos la placa y mantendremos la misma a temperatura ambiente (20-25ºC) y a oscuras, ya que los micelios de los hongos prefieren condiciones de oscuridad. En unos días empezaremos a ver crecer micelio de Ganoderma lucidum (¿qué es el micelio?) que partirá desde los fragmentos de seta depositados sobre la placa hacia los bordes de la misma.

placa micelio ganoderma

Micelio de Ganoderma lucidum crecido desde seta recogida en campo

El aislamiento también se puede hacer sobre tubos de ensayo, que sellaremos por arriba para que no se contamine, como se ve en la siguiente foto.

micelios en tubos de ensayo

Diferenetes hongos aislados de campo dentro de tubos de ensayo.

Estos pasos podemos excluirlos y comprar directamente micelio de seta reishi aislada por distinto proveedores. Cada cepa tendrá sus características: principios activos, productividad, eficiencia biológica, etc… y tendremos que fiarnos de que esté bien identificado.

Cuando la placa de micelio que hemos generado está colonizada por el hongo, debemos extraer fragmentos del mismo y depositarlos en nuevas placas con medio de cultivo. Así obtendremos más “placas padre”. Este micelio se considera de 2º generación.

placas con micelio de reishi

Micelios de segunda generación obtenidos desde fragmentos de placas de Ganoderma lucidum iniciales

Si la cepa obtenida realmente tienen interés porque es una cepa productiva y de gran contenido en principio bioactivos, sería interesantes conservar una de estas placas de segunda generación ya que, una vez que tengamos la plantación en marcha, con el paso del tiempo el hongo va a sufrir modificaciones y podrá degenerar y empezar a producir setas deformes o mermar la producción de seta reishi. Si de verdad el hongo aislado es interesante, podemos conservar el micelio vivo en nitrógeno líquido durante decenas de años, para poder reutilizarlo cuando sea necesario. Por supuesto para un cultivo pequeño podemos obviar esto.

A continuación deberemos trasladar el hongo obtenido a un sustrato que se maneje cómodamente y que servirá como “semilla” para la planta de producción. Normalmente se utiliza como sustrato granos de cereal, que se manejan bien

Para realizar esto sacaremos fragmentos de micelio de las placas y los depositaremos en frascos donde en su interior tengamos semillas de cereal hidratado y esterilizado. Se pueden utilizar cebada, trigo, centeno… y mejor seleccionarlos los que sean de origen ecológico, para que no posean fungicidas en su composición ya que dificultarán el crecimiento del hongo. Estos frascos de cereal inoculado con micelio los almacenaremos también en oscuridad y a temperatura de 20-25ºC.

Después de unos cuantos días, 15-20 o más dependiendo de la cantidad de sustrato y micelio añadido, el cereal estará cubierto de micelio de Ganoderma lucidum, como vemos en la imagen. Ya estará listo para la siguiente fase de cultivo

grano cereal ganoderma

"Semilla de reishi" obtenida siguiendo los pasos anteriores. no es mas que grano de cereal inoculado con micelio de Ganoderma lucidum

Existen tiendas en internet que venden directamente grano inoculado, listo para usar, con lo cual evitaríamos todos estos pasos anteriores.

Paso 2: preparar el alimento del hongo y dárselo a Ganoderma lucidum para que se lo coma.

En este paso prepararemos el alimento del hongo (sustrato) y se lo daremos a comer al hongo productor de reishi para que posteriormente produzca la seta reishi.

Para preparar el sustrato del hongo podemos fijarnos en lo que el hongo Ganoderma lucidum come de forma natural. En España el hongo aparece principalmente sobre madera de fagáceas (robles, encinas, hayas), pero también se puede ver medrando en otros árboles planifolios. Cualquiera de estas maderas trituradas valdrá como alimento. Nunca deberemos utilizar maderas de coníferas como pinos, abetos o piceas, pues en general no le gustan a G. lucidum, aunque si a otras especies de Ganoderma, como G. carnosum.  

Para elaborar el sustrato existen centenares de variantes, casi cada explotación utiliza su composición de composición. En MundoReishi llevamos años cultivando en diferentes sustratos. En nuestra última publicación científica comparamos la eficiencia de cultivo de 16 composiciones de sustratos con 3 formulaciones elaboradas por nosotros en residuos de cultivo de nuez. Aquí enlazamos a la publicación:

cultivo reishi nuez pacana

La importancia de la selección de un sustrato adecuado definirá parte de la composición de la seta. Por ello este paso es crucial para la obtención de un buen reishi.

Una vez que elegimos qué dar a comer al hongo debemos matar todos los microorganismos que tenga el sustrato, es decir, deberemos esterilizarlo. Esto se debe hacer porque hay especies de hongos y bacterias que de forma natural están sobre el alimento elegido y pueden competir con el hongo que en este caso nos interesa, Ganoderma lucidum, y desplazarlo. No esterilizar o pasteurizar el sustrato pueden reducir la producción de seta reishi, contaminar la producción obtenida, imposibilitando su consumo, o incluso impedir que el hongo genere sus setas.

Para esterilizar el sustrato incorporaremos el mismo en bolsas para esterilización, tapers de plástico (que aguanten altas temperaturas) o botes grandes de cristal de conservas, por ejemplo. La forma de esterilizar los sustratos es muy similar a la forma en que se hacen conservas caseras: se introduce el sustrato en un recipiente que pueda contener agua a alta temperatura y presión, como una olla exprés y se deja un buen tiempo para que se maten todos los microorganismos. Lo ideal sería utilizar una autoclave, que funciona básicamente como una olla exprés, pero está mejor diseñada para esta función. Dependiendo del grosos de las bolsas o frascos del sustrato elaborado se deberá usar más o menos tiempo de esterilización. Una bolsa de 15cm cm de grosor puede estar lista en 15-20 min a 121ºC.

autoclave grande

Autoclave de 100l de nuestro laboratorio

Una vez que el sustrato está esterilizado deberemos sacarlo de la olla y añadir al mismo la semilla generada en el paso anteriores. Después pondremos la bolsa ya inoculada (con el hongo en su interior) en una sala sin luz y a temperatura ambiente. El hongo irá invadiendo el sustrato poco a poco, alimentándose y creciendo hasta invadir toda la bolsa/recipiente. En ese momento pasaremos al paso número 3.

cultivo bolsa reishi

Bolsas con sustrato siendo invadidas por micelio de Ganoderma lucidum

Información: Existen otras formas de cultivo diferentes a la producción sobre bolsa/recipiente con sustrato, como el cultivo tradicional sobre troncos enterrados. Sin embargo, para garantizar una composición constante del reishi obtenido, con una calidad estandarizada, estos métodos no serían adecuados. En este post te lo explicamos con detalle.

Al igual que en los pasos anteriores en internet existen empresas que suministran bolsas inoculadas con el hongo para que produzcas tu seta reishi en casa sin necesidad de hacer estos dos pasos anteriores.

sala fructificacion hongoSala de clonización: en esta sala, que tiene que esta a oscuras el hongo crece colonizando el sustrato elaborado.

Paso 3: hacer fructificar el hongo y cosechar el reishi.

Una vez el hongo ha invadido las bolsas de sustrato, deberemos abrir las mismas y llevarlas a una zona con luz y aire fresco. Así el hongo detectara el cambio de luz y CO2 ambiental y comenzará a fructificar.

Veremos entonces que empezarán a desarrollarse primordios de reishi, unas aglomeraciones de hifas blancas en forma de bola, que luego se transformarán poco a poco se transformará en una seta reishi lista para cosechar. Del primordio primero se desarrollará el pie de la seta y al final del pie aparecerá el sombrero.

reishi creciendo bolsa

Detalle de fructificación de seta reishi en bolsa

Si queremos que la seta crezca con muy poco pie y mucho sombrero deberemos ventila la sala frecuentemente y que la sala tenga bien de luz. Si queremos que la seta tenga mucho pie y poco sombrero, llevemos las bolsas de setas a una atmósfera cargada de CO2, como puede ser una oficina con varias personas y mejor con poca luz: alejadas de las ventanas. Si queremos que el reishi sea solo pie, como se cultivan lo que llaman “rokkaku reishi”, “reishi banzai” y otras “falsas variedades” (aquí lo explicamos) deberemos dejarlas con muy poca luz y sobre todo con mucho CO2 (no ventilar nunca o disponer de una bombona de CO2 que eleve el nivel de CO2 de la sala de fructificación).

reishi forma cuerno

Creciemiento de reishi en forma de cuerno: Se cultiva en salas con altos niveles de CO2.

Si queremos obtener setas bonitas deberemos dejar la bolsa siempre en la misma posición y con ventilación más o menos alta: conseguiremos así un buen pie y una seta bien formada. Lo de dejarla en el mismo lugar es para que no haya cambios de inclinación de la bolsa: Ganoderma lucidum genera el sombrero de sus setas con la parte de debajo (los poros) más o menos paralelos al suelo, si frecuentemente la movemos las bolsas, las posibles alteraciones de inclinación producirán sombreros algo deformes y quizá no tan bonitos, aunque todo es cuestión de gustos.

La recolección del reishi deberá hacerse cuando el borde del sombrero de la seta ya no sea de color blanco. Eso indicará que ha cesado su crecimiento. Por más tiempo que dejemos la seta sobre el sustrato no vamos a obtener más cantidad de reishi.

Si quisiéramos recoger las esporas de reishi, que son un producto totalmente diferente al reishi (es como la semilla del hongo – aquí lo explicamos-), este sería el momento de más producción de la seta: Cuando la seta ha dejado de crecer el hongo invierte sus recursos en producir esporas en gran cantidad (millones y millones de esporas ellas al día). Para cosechar las mismas hay muchos métodos. El más sencillo es deberemos colocar el sombrero de la seta dentro de una bolsita de plástico que recoja las esporas que se vayan desprendiendo. Como esto da muchísimo trabajo a gran escala lo que se hace es colocar unos plásticos grandes por las sala de cultivo que recogerán buena parte de las esporas.

 

Sobre el consumo de las esporas de reishi indicar que estas son muy resistentes a los jugos digestivos y que nuestro organismo apenas tiene capacidad de romperlas y digerirlas. Han de romperse por diferentes métodos, por CO2 hipercrítico por ejemplo, para que sea mucho más asimilables. Aun así es un producto que no debe consumirse como si fuera reishi, porque como vemos, es totalmente diferente a la seta reishi y, por ello, no comparte sus propiedades (aquí lo explicamos)

3 Indicaciones que definirán la calidad de las setas producidas:

Si bien es sencillo cultivar seta reishi, conseguir que las setas producidas sean de alta calidad es mucho más difícil. Entre otros factores a considerar los más importantes son esto tres:

  • Las características genéticas del organismo “padre”: La seta padre que aislemos del campo tienen unas características genéticas únicas que se traducen en una composición y propiedades únicas diferentes a la de otra seta reishi recolectada en otro lugar. Siendo todo el mismo organismo, Ganoderma lucidum, unas cepas tienen más moléculas bioactivas que otras, tal como se ha demostrado en algunas investigaciones como esta. Esto lo explicamos con detalle en este artículo de nuestro blog.
  • La composición del sustrato: cambiar la composición del sustrato modifica la alimentación del hongo y por ello la composición de la seta. Así trabajar con unos sustratos u otros cambia la composición de sus moléculas bioactivas. Sustratos muy productivos puede no producir setas de alta calidad, y a la inversa. Esto es lógico: si los sustratos carecen de algún nutriente necesario para la el hongo, las setas que produzca carecerán de este nutriente y la calidad será distinta a la de un sustrato que sí que tenga este nutriente.
  • Condiciones del cultivo: el nivel de CO2, la temperatura, la luz… la importancia de esto en la calidad final de una cosecha de reishi es muy importante. Podemos haber seleccionado una cepa muy activa, creciendo sobre un sustrato idóneo, pero si las condiciones de cultivo no son las ideales se puede alterar el producto final. Para que nos hagamos una idea de lo importante que es esto hay empresas que hablan de variedades de seta reishi: rokkaku reishi, reishi banzai, reishi en forma de cuernos, etc. cuando realmente lo único que están haciendo es alterar las condiciones de cultivo de la seta para que esta crezca así (lo explicamos con detalle en este artículo del blog). La composición del sombrero de un reishi es diferente a la de un pie. Por ello, que la seta tenga más pie o más sombrero cambia sustancialmente la concentración de principios activos en el producto final. También la temperatura de producción de la seta modifica la velocidad de crecimiento y la concentración de moléculas activas y podríamos poner más ejemplos.

Si bien estos factores influyen en la calidad de la seta obtenida en un cultivo, existen otros factores que incluyen en la calidad del producto final al consumidor. Por ejemplo si un reishi se seca bajo el sol, como se hace en muchos países (debido a que es muy económico) la radiación ultravioleta degradará y oxidará muchos principios activos, si el reishi se “tuesta” durante en el proceso de molienda (olerá a tostado) se habrán dañado decenas de principios activos, y otras muchas cosas que explicamos en nuestra web: almacenamiento, transporte, conservación...

Desde MundoReishi llevamos cultivadas 7 cepas de reishi de procedencia Española. Nuestras experiencias de cultivo las publicamos en revistas científicas de impacto y en diversos congresos. Aquí puede encontrar nuestra última publicación: