logo mundoreishi

Tres consejos para preparar y consumir reishi silvestre

consumo reishi silvestre

1- Una vez recolectado, deberá deshidratarla. Lamínela y cuelgue las láminas ensartadas en un hilo encima de un radiador, de esta manera secará rápido, a baja temperatura y perderá menos propiedades.

2- La mejor forma de conservarla es en un frasco hermético y en ausencia de humedad y luz directa. Introduzca las láminas en un bote de mermelada y guarde el bote en un lugar oscuro.

3- Cuando quiera consumir la seta puede hacer una infusión de las láminas deshidratadas (metodo tradicional) o bien, para aprovechar más moléculas activas, hágala polvo con un molinillo de café (o inténtelo!) y consúmala la seta entera mezclada con agua o zumo.

IMPORTANTE: Cuando recoja setas para consumo hágalo sólo en lugares limpios, pues si el lugar está contaminado las setas acumularán sustancias nocivas en mayor o menor grado.

¿Estás delante de reishi silvestre? ¿No lo sabes? Lo identificamos por tí: aquí encontrarás el número whatsapp de nuestro servicio gratuíto de identificación y aprenderás algunos datos curiosos sobre esta seta.

Si te gusto este artículo quizá te interese: ¿Es más sano consumir reishi silvestre o procedente de cultivo? 

¿Puedo dar reishi puro a mi mascota?

Numerosas personas nos han comentado que quieren dar reishi puro a su mascota y nos han consultado cuánto y cómo dárselo. Aquí resolvemos sus dudas.

Seguridad del producto: Numerosos estudios sobre el reishi se realizan en animales: caballos, ratones, ratas, mini cerdos... y hasta ahora no se han encontrado problemas de toxicidad. Atendiendo a esto, si su mascota es mamífero, con bastante seguridad se puede decir que sí puede dar reishi a su mascota.

reishi-mascota¿Qué cantidad le damos?

Como mantenimiento-prevención para una mascota puede calcularse la cantidad con esta ecuación:

0.0166 x kg de peso del animal = g de producto que le debe dar.

Si el animal esta decaído: 0.0666 x kg de peso del animal = g de producto

(Un gramo de reishi puro micromolido es aproximadamente una cucharita de café colmada)

Esto podría ser un cálculo general aplicable en mamíferos. Para aves, reptiles, etc. puede no ser extrapolable, ya que son organismos poco estudiados.

Importante: Estas fórmulas no son válidas para extractos ni micelio ni esporas de reishi, que son productos diferentes.

Sobre cómo dárselo:

Es poco probable que el animal lo consuma sólo con agua, como hacemos los humanos, debido a su sabor. La mejor manera es camuflarlo mezclándolo con el alimento que más le guste. Si el alimento fuera de tipo graso sería ideal, ya que en las grasas y aceites disuelven muchos polifenoles y triterpenos amargos y, así disueltos, la sensación amarga en la lengua se reduce.

Por último, indicar que el reishi es sólo un alimento, no un medicamento. El veterinario es la persona indicada y cualificada que le deberá asesorar sobre temas de salud del animal.

 

El llantén menor, planta humilde llena de propiedades.

llanten-planta

El llantén menor es una hierba que se puede encontrar durante casi todo el año. Sus hojas forman en el suelo una roseta basal, uniéndose todas en un punto central formando un círculo, y tienen un largo cinco veces mayor que el ancho. Son de silueta lanceolada, que dan nombre a la especie, margen entero o escasamente dentado y en su superficie pueden tener muchos pelos o ser casi lampiñas, pues su pilosidad es muy variable. En toda la longitud de la hoja hay de 3 a 5 venas y. El peciolo de la hoja es tan largo como la propia lámina de la hoja.

Las flores se disponen en espigas cortas de menos de 3 cm al final de una especie de tallo, el escapo, que mide de largo aproximadamente el doble de las hojas de la planta. Este escapo posee 5 surcos en toda su longitud. En la península existen más de 30 especies de Plantago, pero con esta descripción no lo confundiremos.

llanten flor

Al llantén menor le gustan suelos medianamente ricos, como pastizales, apareciendo también en prados de siega, pero es escasa en suelos muy fertilizados. Se suele considerar indicadora de sequedad moderada en el terreno. No le gustan las heladas tardías ni temperaturas extremas. Tiene preferencia por suelos ligeramente ácidos.

El llantén menor debido a sus múltiples y eficaces usos es muy apreciado por la medicina popular centroeuropea y por ello ya cuenta con una monografía en la Agencia Europea del Medicamento (2014). Aquí se recoge como medicamento tradicional a base de plantas y está indicado como demulcente para el tratamiento sintomático de las irritaciones orales o faríngeas y la tos seca asociada: ayuda a reducir la irritación y malestar originado por la tos. Para ello se recomienda consumir la parte aérea de la planta en infusión. La cantidad será de 2 g de la planta triturada en 150 ml de agua, 2-3 veces al día.

llanten-hoja

Las hojas del llantén se pueden utilizar para para calmar y proteger la piel durante afecciones inflamatorias. Valdrán tanto las del llantén menor que estamos viendo como las del llantén mayor, Plantago major. Los mucílagos que poseen las hojas recubrirán la piel y la lubrificaran para que no se irrite y además iridoides, flavonoides, y ácidos fenoles actuarán reduciendo la inflamación. Para este caso se pueden usar compresas empapadas en un cocimiento al 2 %, 2 a 3 veces por día.

Otro uso de los llantenes son sus propiedades antidiarreicas. Estas se deben a los mucílagos, que retienen el agua en el intestino para que no sea evacuada. A la par estos mucilagos ejercen un efecto protector de la mucosa intestinal. Como los mucilagos del llantén no se digieren, son muy recomendados también para el tratamiento del estreñimiento ocasional, pues incrementan el tamaño del bolo fecal. Para esto se utilizarán sobre todo sus semillas, que son las que más concentración de mucílagos contienen (hasta un 20%), y siempre hay que tomarlas con mucha agua. Como es muy difícil conseguir cantidades interesantes de semilla de llantenes silvestres siempre podemos acudir a una herboristería a adquirir semillas de un congénere cultivado que comparte propiedades: Plantago ovata.

Es importante comentar que los mucílagos pueden dificultar la absorción de medicamentos, debido a que los retienen en su matriz viscosa, y que los llantenes también deben consumirse con prudencia por personas diabéticas.

Para la cocina se pueden utilizan las hojas frescas del llantén, que deberán recogerse antes del florecimiento de la planta. Primero se lavan bien y luego se desechan los nervios gruesos que son molestos al paladar, al igual que se hace con las judías verdes. Las hojas se cortan en pequeños trozos y se pueden utilizar en ensaladas o sopas. Dejo aquí una receta “muy silvestre”.

Verde de llantén: Ingredientes: 50g de llantén, 50g de zanahorias, 25 g de acederas, 25g de malvas, 10g de cebolla, 10g de manteca, 10 de harina. Pimienta y sal.

Tras lavar y picar el llantén, las malvas y las zanahorias, se cuece todo 20minutos. Las cebollas se pican finas, se cuecen a parte hasta que queden transparentes y se añaden a la preparación anterior junto con las acederas picadas. Por último se calienta todo de nuevo y cuando esté todo cocido se incorpora la harina disuelta en agua, la sal y la pimienta.

Cuidado con las personas que sean propensas a las piedras del riñón, ya que la receta incluye acedera que, debido a que contiene bastante ácido oxálico, puede agrandar el tamaño de las piedras que compartan esta composición.

 

 

¿Es mejor consumir reishi silvestre o de cultivo?

Un reishi silvestre va a alimentarse de madera y materia orgánica presente en el lugar. Si este alimento está contaminado, por ejemplo en zonas de vertedero o áreas recreativas, etc. el hongo transmitirá parte de los contaminantes del lugar a la seta y estos irán al consumidor.

Es muy importante recoger las setas en lugares limpios, ya que moléculas tóxicas pueden ser concentradas en las setas y si consumimos estas pueden intoxicarnos.

En los cultivos de reishi se controla la composición del alimento que se le da al hongo y, por ello, las posibilidades de consumir sustancias nocivas con la seta prácticamente no existen.

reishi cultivo

Imagen de un cultivo de reishi en bolso, donde se controla el alimento que se da a cada hongo.

Juanto a esto hay que considerar que en un reishi silvestre la composición de este al igual de la de cualkquier otra seta varía según los factores ambientales donde se desarrolla: el sustrato/madera de la que se alimenta, la lluvia de la zona, la temperatura a la que crece... Esto hace que las setas silvestres recogidas en un determinado momento del año o en diferentes lugares sean distintas en composición a las recogidas en otro momento u otra zona. Por ello un reishi silveste no puede garantizar unas propiedades químicas, física y nutricionales constantes porque estas condiciones varían mucho. Enun reishi de cultivo se controlan estas caractaristicas y, por lo tanto, la composición de la seta es constante.

Trabajar con un reishi de cultivo, en que se controlan todos los factores ambientales y genéticos, permite garantizar un producto con características físicas, químicas y biológicas muy homogéneas, lo cual se traduce en que la actividad sobre el organismo de un reishi cultivado será mucho más constante que las de un reishi recolectado en el campo.

Además las setas de cultivo garantizan una mayor calidad sanitaria del producto debido a que se controlan no sólo el alimento si no también el agua de riego, los animales del entorno, etc. por lo que la microbiología asociada a la seta estará controlada. Un reishi silvestre puede ser afectado por deyecciones de animales, insectos o babosas que lo atraviesan, y por ello debe de ser lavado en casa antes de ser consumido.

La variabilidad genética de una especie también modifica la composición y propiedades de la seta reishi, tal y como explicamos con detalle en este artículo: ¿todos los reishis del mercado son iguales? Así un reishi silvestre recolectado en Málaga será diferentes a otro recolectado en Santander debido a que proceden de padres diferentes y por ello tienen características diferentes (debidas a la génetica del indivíduo.

Esto podemos entenderlo con el ejemplo de las manzanas: todas son manzanas (Malus domestica es su nombre científico) , pero el sabor, color, forma de cada manzana es diferentes y sus propiedades también: unas son para postres, otras para asar, otras para mermeladas...

En un reishi de cultivo siempre se trabaja con la misma cepa de hongo, es decir, con clones de un padre inicial. En nuestra sección de cultivo de reishi lo explicamos con detalle. Esto hace que produccion y características de las setas sea constante de un año a otro y, por ello, sus propiedades.

Aprenda aquí cómo preparar y consumir un reishi silvestre.